sábado, 14 de abril de 2007

Soy sudaca... Y QUE!!!


Hace tiempo atrás tuve la fantástica oportunidad de emigrar de ese territorio llamado Chile. Han sido muchas las sorpresas y alegrías que me ha entregado este país, pero, lo que anteriormente escuchaba y creía verdades indiscutibles no son mas que mentiras, desilusiones y ese maldito olor a fracaso. No lo digo por mi, sino que por esos mal llamados compatriotas.
Acá en Noruega existe una exquisita diversidad racial, tan bello es, que cada vez que veo a niños avocados por completo al juego del balón me da una profunda envidia, ya que en dicho equipo el arquero es de cabellos como el trigo y el delantero de una piel similar a una noche sin estrellas. No existen disimilutes cuando se divierten, no existen políticas, religiones o procedencias que los separen, mas aun, las capacidades son las que entregan el orden en el campo. Es como debe ser, es como tiene que ser!
No miento al decir que siento rabia y desolación cuando pienso en mi lejana América y mas odio siento cuando escucho las frases de mis compatriotas cuando se refieren a nuestros hermanos peruanos o bolivianos. Como es posible que se cataloguen mutuamente de hediondos o rotos? Como puede pasar por sus pequeñas mentes que el vecino es de menor calidad humana solo por ser de distinta nación?
Todo el mundo señala "Cuando estas lejos de tu patria aprendes a quererla". Pues les digo que es mentira!!! No extraño a Chile, no añoro a esa tierra en donde es mas importante el capital que tus ideas. Muchas veces me han preguntado aquí en Noruega sobre mi procedencia, a lo cual respondo " No tengo patria. Soy sudaca, un orgulloso sudaca!".
Este país entrega las oportunidades que el dinero otorga, vivir acá te enseña a convivir con personas de los mas recónditos lugares del orbe, sin embargo, el dinero no entrega esa alegría de vivir, esa alegría que solo un sudaca comprende, alegría que fluye por las venas de los nacidos en América, alegría que jamas poseerá un escandinavo.
Son muchas las historias que me gustaría mencionar, mas no creo que este escaparte tenga el objetivo de mostrar mis andanzas en Europa, pero, me tomo la patudes de darles un pequeño consejo " No confíen en un chileno en el extranjero, ya que este capas de humillarlos y tal vez se quede con tu mujer o tu vida".
Como dice la canción? Y veras como quiere un chileno a un amigo cuando esta en el extranjero?

Sin banderas se vive mejor y sin xenofobia se convive mejor...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

a ver si os lavais, sudacas de mierda, que vuestra puta peste ya llega hasta el primer mundo

Anónimo dijo...

Hola:
(el que dejó ese comentario es un mente de mosquito)
Si a mi me pasa igual, yo soy argentina pero más que un sentimiento nacional es una sensación de fuerza que trasmite sudamerica, escucho el carnavalito humahuaqueño y me da una sensación de alegría de fuerza,es raro pero lindo! Me gustaría que algún día toda latinoamerica se una y sea más grande de lo que es, sin rencores ni nacionalismos! Un abrazo!